Download E-books Al Faro (CONTEMPORANEA) PDF

Una de las obras más autobiográficas de Virginia Woolf.

Al faro es una de las obras cumbre de los angeles literatura del siglo XX. Basada en l. a. propia infancia de l. a. autora, l. a. novela cuenta l. a. historia de l. a. familia Ramsay en los angeles isla escocesa de Skye en el período de entreguerras. El rumor del mar, los angeles presencia insomne del faro, l. a. guerra, l. a. muerte, el erotismo o el transcurso del tiempo se entreveran en l. a. larga conversación de los angeles novela formando un oleaje de símbolos, palabras e imágenes.

Reseñas:
«Una de las inteligencias e imaginaciones más delicadas que ahora ensayan felices experimentos con l. a. novela inglesa.»
Jorge Luis Borges

Show description

Una de las obras más autobiográficas de Virginia Woolf.

Al faro es una de las obras cumbre de los angeles literatura del siglo XX. Basada en l. a. propia infancia de l. a. autora, l. a. novela cuenta l. a. historia de l. a. familia Ramsay en los angeles isla escocesa de Skye en el período de entreguerras. El rumor del mar, los angeles presencia insomne del faro, l. a. guerra, l. a. muerte, el erotismo o el transcurso del tiempo se entreveran en l. a. larga conversación de los angeles novela formando un oleaje de símbolos, palabras e imágenes.

Reseñas:
«Una de las inteligencias e imaginaciones más delicadas que ahora ensayan felices experimentos con l. a. novela inglesa.»
Jorge Luis Borges

Show description

Read Online or Download Al Faro (CONTEMPORANEA) PDF

Best British Literature books

The Sacred and Profane Love Machine (Penguin Books)

Swinging among his spouse and his mistress within the sacred and profane love desktop and among the charms of morality and the excitements of sin, the psychotherapist, Blaise Gavender, occasionally needs he may divide himself in . in its place, he we could free distress and confusion and—for the spectators at any rate—a morality play, wealthy in reflections upon the paradoxes of human lifestyles and the character of the conflict among sacred and profane love.

A Word Child

After years of obscurity in a Bayswater flat, Oxford graduate Hilary Burde ha the chance to compensate for a grievous offense which he dedicated twenty ye past.

The Monk (Penguin Classics)

‘Few may possibly maintain the look of his eye, instantaneously fiery and penetrating’Savaged through critics for its meant profanity and obscenity, and purchased in huge numbers by way of readers desirous to see no matter if it lived as much as its lurid attractiveness, The Monk turned a succès de scandale whilst it was once released in 1796 – no longer least simply because its writer was once a member of parliament and in simple terms two decades outdated.

The Pickwick Papers (Penguin Classics)

'One of my life's maximum tragedies is to have already learn Pickwick Papers - i will not return and browse it for the 1st time' Fernando PessoaFew first novels have created as a lot well known pleasure because the Pickwick Papers - a comic book masterpiece that catapulted its twenty-four-year-old writer to quick popularity.

Extra info for Al Faro (CONTEMPORANEA)

Show sample text content

Gritó echando otra vez a andar, como si todos aquellos jinetes y caballos los angeles hubieran llenado de exultación infantil y le hubieran hecho olvidar su compasión. —Sí, �por qué no vamos? —respondió él repitiendo sus palabras, aunque en un tono tan cohibido que su anfitriona torció el gesto. �Vayamos todos al circo. » No. No sabía decirlo bien. Le faltaba convencimiento. Pero �por qué no? , le preguntó ella. �Acaso no le apetecía? En ese momento le parecía muy simpático. �Es que nunca lo habían llevado al circo de niño? �Nunca», respondió él, como si le hubiese preguntado justo lo que más ansiaba responderle, como si todos esos días hubiera estado deseando contarle que nunca habían ido al circo. Eran una familia numerosa, nueve hermanos y hermanas, y su padre un easy trabajador. �Es boticario, señora Ramsay, regenta una farmacia. » Él se había pagado los estudios desde los trece años. Y muchas veces había tenido que pasar el invierno sin abrigo. Nunca podía �corresponder a las invitaciones» (esa fue l. a. seca y envarada expresión que utilizó) en l. a. universidad. Tenía que hacer que todo le durase el doble que a los demás, compraba el tabaco más barato, de picadura, el mismo que fumaban los viejos en los muelles. Trabajaba mucho: siete horas diarias; su tema de investigación ahora period l. a. influencia de algo en no sé quién… Seguían andando y a l. a. señora Ramsay se le escapaba el significado de lo que le decía, solo comprendía alguna que otra palabra suelta: tesis…, investigador…, lector…, conferencia. Le costaba seguir l. a. terrible jerga académica, que sonaba tan hueca y rimbombante, pero se dijo que ahora entendía por qué le había descolocado tanto lo de ir al circo, pobre hombre, y por qué le había salido de pronto con lo de su padre, su madre, sus hermanos y sus hermanas, y que hablaría con Prue para asegurarse de que no volvieran a burlarse de él. Supuso que lo que le habría gustado habría sido decir que había ido a ver una obra de Ibsen con los Ramsay. period un pedante de mucho cuidado, �oh! , sí, un auténtico pesado. Habían llegado ya al pueblo y estaban en los angeles calle central, donde las ruedas de los carros rechinaban contra los adoquines, y él seguía hablando de acuerdos, de los angeles enseñanza, de los obreros, de ayudar a los de su clase y de conferencias, hasta que los angeles señora Ramsay comprendió que había recobrado los angeles confianza en sí mismo, se había recuperado de lo del circo (volvió a mirarlo con buenos ojos) y estaba a punto de contarle lo de…, pero las casas desaparecieron, llegaron al muelle y toda l. a. bahía se extendió ante sus ojos, los angeles señora Ramsay no pudo contenerse y exclamó: —¡Qué hermosura! El agua azul se extendía ante ella como un enorme plato, con el viejo faro distante y austero en el centro y, a l. a. derecha, hasta donde alcanzaba l. a. vista, desmoronándose y desdibujándose en blandos pliegues, las verdes dunas cubiertas de hierbas silvestres, que siempre daban los angeles impresión de internarse en algún paraje lunar deshabitado. Aquella period los angeles vista que tanto le gustaba a su marido, dijo parándose mientras sus ojos adquirían un matiz más grisáceo.

Rated 4.14 of 5 – based on 41 votes